12 mar. 2011

Diente de León.


A quien no le ha pasado que se a quedado mucho tiempo mirando hacia un punto fijo, en mi caso, por la ventana...y se da cuentas de que tiene el corazón apretado de muchos y puros sentimientos encontrados, y mas aún, de que ha estado varios minutos sin expresar nada con su rostro?... Y que cuando llega a sonreír o expresar, la sensación se te hace extraña?...A mi si me ha pasado, sentir de todo a la vez, sentirte triste, preocupada, sabiendo que haces algo mal... pero a la vez agradecida, sencilla, y ta vez querida.
A quien no le ha pasado que se da mil vueltas en un asunto que se ve tan sencillo de resolver, pero que para uno se hace tan difícil, por que no es capas de aceptar los hechos? Y ademas sentirse confundida por que no entiendes las razón de por que te cuesta tanto aceptarlos?... A mi si me ha pasado, y estoy dispuesta a decir que aun no logro entender por que se me hace tan difícil...tal vez es por que el sentimiento es demasiado fuerte como para pasarlo por alto, tal ves es es por que ni siquiera estoy segura de ese mismo sentimiento....
A quien no le pasado que se ha confundido por frases, que a lo mejor no tienen un significando tan grande pero uno sigue interpretándolas como uno quiere?...
A quien no le ha pasado que llega a la decisión de alejar todos estos sentimientos y pensamientos de la mente, tratando de ahogarlos con cualquier cosa con tal de no darle mas vueltas al asunto? Ahora me encuentro en esa posición, pero con una pequeña brisa que me distraiga, cualquier sonido repentino, cualquier tipo de canción que suene en la radio, hasta la mas insignificante palabra me lleva a volver sentir todo de nuevo...
Será posible dejar sentir? Será posible apartar todos aunque sea por unos minutos?...

A veces me gustaría ser un diente de león que se encuentra en un lugar tranquilo, con leves brisas, con naturaleza y todo lo que implica, lleno de un pasto vivo y verde, y un cielo azul pero tapado por muchas nubes, lo que imposibilita que el sol llegue a un grado de calor elevado, pero si que irradie un calor rico y abrigador... y que solo baste con una brisa llena de fuerza, la cual pueda llevarse de a poco cada uno de los "dientes" o cartitas como les llaman algunos, esas pequeñas cositas blancas, como partículas que se van flotando el aire libres de todo, dispuestas a llegar a otro lado y comenzar de nuevo. Creo que todo el mundo necesita sentirse como un Diente De León

No hay comentarios:

Publicar un comentario