5 ene. 2012

The Spiritual Experience ~

yo insisto en meterme donde no me llaman, insisto en ir donde no me invitan, pero como siempre he dicho, si termino ahí debe ser por que algo me depara el destino y eso pasó, definitivamente algo quería que abriera los ojos, que mirara las cosas de forma distinta, con otro razonamiento, con otro punto de vista. Debo admitir que Dios y el destino son muy sabios...Esto pasa generalmente con los panoramas que no planeo...ese día fue mas revelador y relajante que otra cosa, a pesar de que muchos hubiesen pesado que era aburrido, y yo también lo pensé en un principio, de a poco me fui dado cuenta de lo interesante que era la conversación que tenían estas cuatro mujeres con ya sus vidas hechas, cada una con un carácter diferente, se veían los lazos mas fuertes entre dos de ellas, ambas con la capacidad de ceder un poco mas, en cambio las otras dos también tenían un lazo mas fuerte que las unían, pero estas dos era de un carácter mas fuerte, se imponían con su opinión como de lugar, una de estas mujeres con mas carácter era la dueña de casa, una mujer mas bien espiritualista, un poco rechoncha, ocupaba anteojos,era de cabellera negra larga y lisa, ese día llevaba un cintillo negro que le daba un aspecto muy hippie, en segundos puedo decir que supe toda la vida de sus hijos, de su profesión, de su infancia, habló mucho durante todo el día en que estuvimos allá, hablando de su motivación, de como y cuando y donde empezó su trabajo y cuanto lo ama. Su casa se vía pequeña, en la entrada tenia un tipo de altar, con muchas flores , elefantes pequeños que apuntaban a una virgen, a su alrededor unas pocas luces navideñas, algunas en forma de ángeles enrolladas en un poste junto a la virgen y las otras simples luces, mas allá se veía un camino largo como entrada de auto, esto lleno de pasto, tierra , hojas, y sobre esto muchas enredaderas en el cielo, armando un tipo de techo natural que caía por las paredes de los costados. Adentro la casa era humilde, con muchas fotografías familiares y otros muchos cuadros, a un costado cerca de la mesa del comedor se encontraba otro altar, estilo mini-santuario, en donde tenia un incienso encendido varios libros abiertos... como biblias, y de fondo unas canciones de una radio religiosa. mas adentro en la casa, ya llegando al patio trasero, me encuentro con casi una selva domestica, apenas salgo veo solo enredaderas, arboles que hacían incapaz de ver el cielo completo, los rayos del sol solo tocaban algunas partes de la tierra, nada pavimentado, ni cerámicas, solo pasto y tierra fértil, este patio era mas grande de lo que pensaba, tenia una forma del largo de un rectángulo, en un costado tenia una amaca, varios asientos como de plaza, y en ellos unos cojines sucios por el polvo que caía de las hojas al otro lado una mesita de vidrio en donde nos sentamos a comer, y mas allá en una esquina cerca de otro altar a la virgen, igual de adornado que el anterior, habían mas asientos para poder relajarse y acostarse. Pasamos toda la tarde ahí, conversando... al principio no estaba muy atenta a la conversación, estaba distraída, distraída con cada detalle de ese lugar, con la calma que te hacia sentir, con el ruido del viento que hacía que se movieran todas las hojas de cada enredadera puesta en esa casa, era fresco, nunca pensé que en santiago pudiera correr tanto viento... o nunca me había fijado. Hasta que siento que la dueña de casa me queda mirando.. le devuelvo la mirada con una sonrisa, y dice : " Esta niña está muy relajada, voy a hablar con ella primero..." - y sigue conversando... Yo traté de no cambiar la cara de forma muy notoria,la verdad es que me lo dijo de tal forma que me dejó preocupada, por lo que decidí poner más atención a lo que decía, ella contaba sobre como Dios le ha dado la gracia para ayudar a algunas personas, y como la usaba como instrumento para ser intermediaria en algunos mensajes que él quería dar, mientras tanto las otras señoras trataban de complementarla con algunos testimonios que ellas habían escuchado, y hubo una que de verdad llamó mi atención, la encontré tan fuerte. El testimonio se trataba de un joven ya maduro, que contaba acerca de lo mal que lo pasó cuando era pequeño, contaba que todos los días se repetía la misma tragedia, cuando solo tenía 7 años de edad, él estaba en su cuarto, tenía un crucifijo en la pared muy grande, y frecuentemente llegaba su tío, le bajaba los pantalones, y el desgraciado hacía la cochinada que quería, el niño, pequeño, indefenso, miraba ese crucifijo cada vez que esto pasaba,como pidiendo ayuda, cuando creció se volvió rebelde, se volvió gay, y siempre le alegada a Dios por que no lo ayudaba, si él cada vez que sufrió el abuso, lo miraba y sufría pidiéndole ayuda pero él nunca hizo nada. Un día entre uno de estos arrebatos, mientras observaba el crucifijo de su cuarto sintió una voz, que le decía, que no era el momento para actuar, el también lo miraba y sufría con él, y que es en estos momentos en donde sirve su ayuda, él quedó perplejo, no supo que pensar, pero si supo que era lo que tenia que arreglar, y se volvió a la iglesia. Yo escuchaba atenta cada cosa que decían estas señoras, sin acotar mucho,aun estaba en ese estado de trance en esa casa, en ese ambiente, reflexionando cada una de las palabras que salían de la boca de esa señora con aspecto hippiento, de momentos notaba como miraba a una de las señoras que tenia un lazo de amistad mas fuerte con mi madre, y decía : " tu tienes mujas trancas y ataduras, tienes mucho que aprender aun..." y movía la cabeza hacían un lado y otro.. como con lastima "...nos va a tomar un buen tiempo realizar la sanación contigo". Yo quedaba confundida de la forma en que la miraba y como podía deducir esas cosas sin conocerla mucho, hasta antes de ese momento yo creía saber de esa señora que ella misma, pero al parecer no era así, la señora tímida me miraba como si estuviéramos pensando lo mismo.. y ambas hacíamos gestos de extrañamiento, para luego seguir la conversación. Y luego de un rato llego la hora de MI sanación, cuando me dijo que ya estaba lista para que hablemos, me recorrió un escalofrío por la espalda y en el estomago empezó a sentirse como si todo se estuviera comprimiendo, caminé ansiosa detrás de ella, me dejo en otro lado de su casa que no sabía que existía, era un tipo de taller en donde atendía a sus "pacientes", era bastante amplio, mas elegante, pero sin perder ese toque natural por todos lados, las plantas nunca faltaron... me senté en una banca grande de madera que ella misma había fabricado y la esperé, me dio una agüita de hiervas y empezamos a conversar, la verdad es que me dijo cosas que no esperaba que diría, y lo que mas me llamó la atención y me sorprendió mucho, fue que solo con una palabra que dije, ella pudo concluir muchas cosas, dijo que ella misma se sentía ahogada por decirme algo desde que llegue y ahora si supo lo que era... cuando empezó a decirme el mensaje, miraba un punto fijo y se tocaba el pecho, mientras yo escuchaba atenta, en un momento se quedó callada mirando el punto fijo, como viendo algo...y cuando volvió, me dijo : " lo estoy viendo en este momento, quiero que sigas el mensaje que te he dado, por que Él quiere que puedas ayudar a mucha gente, sin ninguna interrupción en tu camino...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario